Sueños truncados

Sueños Truncados

Cayendo la tarde el sol me invitaba a bajar a la playa, a sentarme en algún tronco trabajado por el mar. Me invitaba a un vino y a espantar de la memoria tu recuerdo por un rato, esperando adormecer mi dolor. Fue inútil. Te sentí aparecer a mi lado, me hablabas, no de tu partida, sino de esos sueños que dejaste truncados. Musitabas con amor a mi oído, me hablabas de héroes adoptados, de gatos y “moningoles”, de “Johnys” y pulgas, de miedos y esperanzas.

Me hablaste de ángeles y mis lágrimas se confundieron con la sal que llevaban las olas. El rojo del cielo se fue agotando y yo quería que permanecieras a mi lado, pero partiste como llegaste: en silencio y diciendo “te amo padre”. Supe que eras distancia, un dolor en mi memoria, ausencia.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *